ACTIVISTES

Nuestro adiós a La Loba

🗣Lucía Barrera, La Loba, tenía 37 años y era activista del colectivo LGBTIQ+ en la ciudad de Paraná, Entre Ríos. La mataron días el 18 de Julio por ser orgullosamente travesti. A La Loba, como la llamaban sus amigues le encantaban los poemas y las poesías. Y es por eso que hoy la despedimos de esta manera:

La belleza Travesti 🌹✊💪
por más que esté prohibida
no se puede negar.
Por más que la silencien,
habla y nos invade.
En el colectivo,
en la calle, en los sueños
y en las pesadillas.
La belleza travesti
baila sola,
con auriculares puestos,
arriba de un tren,
de espalda a todos,
mirando por la ventanilla,
con la música sonando fuerte
como si la vida fuera
una marcha del orgullo
permanente
en todos lados.

La Loba

La belleza travesti
viene con pija, a veces,
otras veces, operada
otras veces, amputada.
A veces emputecida,
a veces tímida,
a veces furiosa.
La belleza travesti
vive en esa
“juventud maravillosa”
que nació virgen, “desconchada”,
sin el “cablerío” de la matriz
ahorcándole el espíritu.
Y también vive en los
viejos tíos, “especiales”,
“solterones”,
que quizás, jamás,
verán
la luz del día.
La belleza travesti
vive en las dudas, los peligros
las curiosidades y los miedos,
de los integrados
y los convencidos.
Vive en el pánico de
los padres,
y en los secretos
de los machos.
La belleza travesti
está ahí.
No necesita implorarle
a la feminidad,
ni huirle a la masculinidad.
Su belleza es, simplemente,
existir.
La belleza travesti
no necesita vestir harapos
para dar lástima,
ni comprar Jazmín Chebar
para fingir clase.
La belleza travesti
no necesita
ser amordazada
con disfraces. El odio,
aunque vista seda,
macho queda.
La ropa no embellece
a la travesti,
la travesti embellece
la ropa.
La belleza travesti vive
en las calles,
las camas, camarines
y comisarías.
La belleza travesti
duele porque
no encaja nunca
en los decorados
de esta miseria.
La belleza travesti
deviene, acontece
como mariposa que,
antes oruga,
volará de colores,
aunque sea
pocas horas.
La belleza travesti vive,
se hace vivir,
se obliga a vivir,
porque morir
en este mundo
siendo travesti
es muy, pero muy
fácil.🦋
Anónimo

Egresada de la Tecnicatura en Comunicación Social,tesista de la licenciatura en la FhyCs de la UNaM. Feminista y militante por los Derechos de la diversidad sexual y corporal, integrante de la Liga LGBTIQ+ de las provincias.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *